Estos posts son las opiniones de los autores y no representan las políticas o posiciones oficiales de la Organización Mundial de la Salud o de la GCP.Network

Hacer frente a la muerte prematura de las personas con esquizofrenia

Las personas diagnosticadas con esquizofrenia mueren prematuramente a un ritmo alarmantemente alto. Un reciente informe de los Estados Unidos, basado en el análisis de 75.000 muertes de personas con esquizofrenia, constituye el mayor estudio realizado hasta la fecha sobre este tema. Las tasas de mortalidad ajustadas a la edad entre las personas con diagnóstico de esquizofrenia fueron más de 3,5 veces superiores a las de la población general. Estos resultados son muy coherentes con los informes anteriores de los países de altos, medios y bajos ingresos en todo el mundo. Los resultados tienen importantes implicaciones debido a que las principales causas de muerte prematura entre las personas con esquizofrenia son enfermedades médicas que son prevenibles y tratables. 

Las enfermedades cardiovasculares (19.000 defunciones), cáncer (10.000), accidentes (6.000), diabetes mellitus (3000), y suicidio (2.500) fueron las principales causas de muerte. Usando la métrica de Años Potenciales de Vida Perdidos (APVP), las personas que cometieron suicidio perdieron el mayor número promedio de años potenciales de vida (38 años). Sin embargo, debido a que las muertes debidas a enfermedades cardiovasculares fueron mucho más comunes y el número de años perdidos para estos individuos fue también elevado (27 años), la carga global de la enfermedad cardiovascular fue mucho mayor. Los AVPP totales para las enfermedades cardiovasculares fueron de más de 500.000 años en comparación con poco menos de 100.000 para el suicidio.

El tabaquismo está implicado en una gran proporción de estas muertes prematuras. Lo más notable es el aumento de la tasa de mortalidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, incluyendo enfisema), que es 10 veces mayor en personas con esquizofrenia que en personas con edad similar en la población general. Medidas de salud pública como los impuestos a los cigarrillos, las restricciones de edad en la compra de cigarrillos, y las prohibiciones de fumar en lugares de trabajo, restaurantes y espacios públicos, han contribuido a una gran disminución de la tasa de tabaquismo en la población general en los Estados Unidos, pero han tenido poco impacto en la alta tasa de tabaquismo entre las personas con esquizofrenia. Se necesitan urgentemente esfuerzos para promover políticas que reduzcan el tabaquismo y para capacitar a los profesionales de la salud mental para que intervengan. Debido a que el abuso de alcohol y drogas también fueron causas importantes de muertes en exceso, también es necesario un mejor reconocimiento del abuso de sustancias y un mejor acceso a las intervenciones para reducir los daños asociados.

Otras múltiples causas también contribuyen a la tasa de mortalidad excesiva. Las personas con enfermedades mentales graves como la esquizofrenia reciben una atención médica más pobre que los demás. Los problemas médicos a menudo no son reconocidos. El estigma puede llevar a los profesionales de la salud y a otros a no prestar suficiente atención a los problemas médicos presentados por las personas con esquizofrenia. Los problemas cognitivos o de comunicación pueden dar lugar a que los pacientes no describan bien los problemas. Incluso cuando se identifican problemas médicos, no se proporcionan los tratamientos óptimos.

La Organización Mundial de la Salud ha promovido la mejora de la atención médica general para las personas con enfermedades mentales en su Plan de Acción Integral de Salud Mental y el Programa de Acción GAP de Salud Mental (mhGAP). Una hoja informativa de la OMS sobre este tema propone tres acciones claves: WHO Information Sheet on this topic proposes the following three key actions:

  1. Crear protocolos de prevención, identificación, evaluación y tratamiento para las necesidades generales y de salud mental de las personas con enfermedades mentales graves.
  2. Integrar los servicios de salud mental y física para mejorar el acceso a la atención médica general.
  3.  Trabajar para reducir el estigma y poner fin a la discriminación contra las personas con enfermedades mentales graves.  

A nivel práctico e inmediato, los especialistas en salud mental y los proveedores de atención primaria deben prestar mucha atención a los problemas de comportamiento y médicos de sus pacientes. Los educadores deben hacer hincapié en esto a sus alumnos desde el inicio de la formación profesional.

Referencia

1. Olfson M, Tobias G, Huang C, et al. Premature mortality among adults with schizophrenia in the United States. JAMA Psychiatry 2015; 72: 1172-81. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2015.1737